Tuesday, June 11, 2013
El nombre de esta piedra preciosa proviene del griego adamas o adamantem, que significa “el invencible”, dada su fuerte composición. En base a ello es que muchas veces se utiliza al diamante para simbolizar lo eterno o el infinito. Símbolo generado también por las múltiples reflexiones que se generan sobre sus caras lo que hace que la realidad quede reflejada infinitamente. De aquí esa “magia” tan especial, propia de los diamantes, que aún hoy atrapa y la convierte en una piedra deseada por todos. Simbolizando inmunidad ante la destrucción, por lo que se cree que esta piedra da gran protección para el presente y futuro de la persona que la porte consigo.

El nombre de esta piedra preciosa proviene del griego adamas o adamantem, que significa “el invencible”, dada su fuerte composición. En base a ello es que muchas veces se utiliza al diamante para simbolizar lo eterno o el infinito. Símbolo generado también por las múltiples reflexiones que se generan sobre sus caras lo que hace que la realidad quede reflejada infinitamente. De aquí esa “magia” tan especial, propia de los diamantes, que aún hoy atrapa y la convierte en una piedra deseada por todos. Simbolizando inmunidad ante la destrucción, por lo que se cree que esta piedra da gran protección para el presente y futuro de la persona que la porte consigo.

 
1 of 172
Next page